Homeopatía

En 1976 Samuel Hahnemann, médico de Leizpzig de cuarenta años, experimentó en su propia persona los efectos de la quinina, un fármaco conocido ya en el siglo XVII, y con sorpresa se dio cuenta de que en un individuo sano, la quinina tenía efectos semejantes a los que combatía en un enfermo. Nacía así lo que el propio Hahnemann definió como Homeopatía, con su primer principio: el tratamiento de las enfermedades mediante los símiles (sustancias capaces de causar en una persona sana esos mismos síntomas). Mientras que la medicina oficial se clasifica como alopática ya que trata las enfermedades con sustancias opuestas (anti-biótico, anti-inflamatorio,etc.).

El segundo principio de la Homeopatía es: la patogenesia, o la experimentación en individuos sanos realizada con multitud de sustancias diluidas y dinamizadas, anotando rigurosamente cada uno de los síntomas que aparecían, hasta completar toda una Materia Médica, cuyo estudio nos permitirá al entrevistar a los pacientes poder elegir el medicamento homeopático que se adapte a dicha persona.

El tercer principio es: La ley de las dosis infinitesimales. El descubrimiento más sorprendente de Hahnemann fue la constatación de que el efecto de un medicamento es inversamente proporcional a su cantidad. Es decir el poder de la sustancia no reside en la materia, sino en la información que transmite, que es reconocida por el organismo y que cuánto más se elimina la materia, más aumenta el poder de la información.

Mesoterapia

Para crear un remedio homeopático se toma un grano (0,0648 gr) de una sustancia y se mezcla con 99 partes de una sustancia neutra como alcohol puro, agua, o azúcar, la mezcla se agita de una forma preestablecida y el compuesto resultante recibe el nombre de 1CH. Esta operación se repite sucesivamente obteniendo 2CH,3CH, etc.

Cada visita a la consulta del médico homeópata se refleja este constante interés por la persona en conjunto, en una larga investigación cognoscitiva sobre los síntomas específicos, las sensaciones del paciente y el psiquismo que individualiza a cada persona y que le hace absolutamente diferente de otra persona con la misma enfemedad.

La tendencia a personalizar el diagnóstico y el tratamiento es una de las características que pueden explicar mejor el éxito de la medicina homeopática. El hecho de que cada consulta requiera tanto tiempo y de que todos los síntomas sean analizados con precisión por el médico establece, en relación a la medicina oficial, tan a menudo apresurada e impersonal, un indudable punto de fuerza.

Los problemas más frecuentemente tratados son:

www.homeopatia.net